EXPERIENCIAS CERCANAS A LA MUERTE de Jordi Ripoll (de Liz S.)

 

DESCRIPCIÓN DE LA EXPERIENCIA:

Me hice una biopsia de cuello uterino porque me había hecho antes una citología cervical que indicaba que era necesaria. Esto se hizo en una consulta de Obstetricia y Ginecología. Acababa de dar a luz a mis 2 niños. Estaba bien durante el procedimiento. Después me estaba preparando para vestirme. La enfermera estaba conmigo en la habitación. Empecé a sentirme mareada, y le dije que sentía que me iba a desmayar. Hizo que me tendiera, y me desmayé. Llamó al médico. Según él, cuando llegó allí no tenía pulso.

Durante el tiempo que estuve inconsciente, tuve la más gozosa experiencia de mi vida. La alegría y el éxtasis que sentía estaban más allá de toda descripción. Estuve con una presencia que parecía masculina. Me sentía plenamente viva. Me sentía cálida y muy querida. Estábamos en una situación afectuosa como una acogida a alguien muy querido que ha estado largo tiempo lejos y ha vuelto. La emoción era mucho más fuerte que nada que jamás haya experimentado antes o desde entonces. Cuando el médico me resucitó con reanimación cardiopulmonar, sentí como si me hubieran arrojado a muy alta velocidad por el espacio y luego chocara con una sólida pared. Cuando desperté estaba asustada, y no sabía dónde estaba. Pensé que estaba siendo atacada, y traté de arañar la cara del doctor que estaba pegada a la mía. El resto del día me sentí desorientada. El médico me dijo que el cuello uterino es muy sensible y puede desencadenar la respuesta del nervio vago que yo había tenido.

Tuve otra experiencia 10 años más tarde tras haber haberme operado del tiroides. Al día siguiente me estaba asfixiando mortalmente pues el nervio de mis cuerdas vocales había sido tocado durante la cirugía, y las cuerdas vocales estaban paralizadas y había una inflamación que bloqueaba mi vía respiratoria. Estaba flotando y miré atrás hacia mí misma en la cama con el médico allí trabajando sobre mí. Pensé para mí misma: “Estoy muriendo, esto no puede suceder. Me siento tan en paz. Sin embargo no puedo ir, tengo un niño pequeño”. Entonces me anestesiaron, por lo que no sentí nada más. Habían llamado a mi marido a casa para que viniera pues yo estaba muriendo y sentían que no había nada que pudiesen hacer.

Esto tuvo un efecto muy positivo en mi vida y espiritualidad. También tuve una experiencia cuando tenía 3 años y tuve una amigdalotomía. Puedo recordar claramente observar realizarse la cirugía mientras yo estaba arriba en el techo. Esto fue realmente extraño para mí tras recuperarme de ello. Lo recuerdo bien, y he hablado de ello toda mi vida. Siempre he sido muy intuitiva y un poco médium. Soy sensible a todos los entornos y cosas vivas. “Sé” cuándo van a ocurrir las cosas . En la noche del 10 de septiembre, yo estaba en la región boliviana del Amazonas con mi familia en un viaje en barco. Estábamos sentados alrededor de una hoguera con el capitán de la casa flotante en la que estábamos. Yo no había tomado alcohol ni drogas, cosa que nunca hago, por lo que mi mente estaba clara. Estábamos disfrutando de la paz, estando todos solos en la jungla sin nadie alrededor en kilómetros. Súbitamente, vi luces explosivas en mi cabeza, y sentí una fuerte sensación de miedo. Una voz entró en mi mente y dijo: “No os preocupéis, aquí estáis todos a salvo”. Cuando estuvimos de vuelta en el barco, le hablé de ello a mi marido. Puedo pararme junto a una persona y decir qué profesión tiene. Tengo problema con las multitudes debido a toda la energía que  me afecta ahora. Tiendo a buscar la naturaleza.

Soy una persona normal. Tengo 4 hijos. Me gradué en higiene dental y en periodismo en la universidad. Justo ahora, he vuelto a la escuela, para especializarme en psicología, porque quiero obtener un diploma de consejería para asesorar en la desgracia y en la muerte. Mi experiencia cercana a la muerte realmente ha afectado a mi vida. No le temo a la muerte, y sé que realmente hay vida tras la muerte, y que es hermosa.

¿Alguna medicación asociada o sustancias que pudieran afectar la experiencia? No.

¿Fue la experiencia difícil de expresar con palabras? No.

¿Cuál era su nivel de conciencia y de vigilancia durante la experiencia? Sentía como si estuviese viva y perfectamente consciente.

      ¿Era la experiencia de algún modo parecida a un sueño? No.

¿Experimentó una separación entre su conciencia y su cuerpo? Sí, lo hice durante la última experiencia que tuve tras la cirugía tiroidea.

¿Se encontró usted o vio a algún otro ser o seres? Sí. Yo estaba con alguien, sentía una fuerte presencia amante que parecía masculina. Estaba con alguien que conocía.

¿Cómo resultado de su experiencia, ha recibido usted dones psíquicos, paranormales u otros dones especiales que no tuviera antes de la misma? Sí. Me he vuelto un poco más médium.

¿Tuvo usted tras su experiencia algún cambio de actitudes o creencias? Sí. Ya no le temo más a la muerte. Siento más empatía por todas las cosas vivas.

¿Ha afectado la experiencia a sus relaciones?  ¿Vida diaria?  ¿Prácticas religiosas etc.?  ¿Opciones de carrera? No hablo demasiado acerca de mis experiencias. Mi marido tiende a creerme cuando le advierto sobre algo o alguien, pues habitualmente acierto. Tuve otro encuentro espiritual con la misma presencia bajo hipnosis, y se me dio cierta sabiduría sobre la tierra. En ese momento sentí la misma sensación amorosa.

¿Ha cambiado su vida expresamente como consecuencia de su experiencia? Sí.

¿Ha compartido usted esta experiencia con otros? Sí. La gente piensa simplemente que es interesante, pero siento que no la creen realmente. Mis hijos han sido un poco influidos por ella. No temen tanto a la muerte como la mayoría de los niños.

¿Qué emociones experimentó usted después de su experiencia? Sentí cierto pesar de tener que dejar ese sentimiento de alegría y amor, pero de alguna manera ha permanecido conmigo los 13 años que han pasado desde entonces.

¿Cuál fue la mejor y la peor parte de su experiencia? Antes y después.

¿Hay algo más que desee añadir acerca de la experiencia? No.

¿Tras su experiencia, tuvo usted algún otro acontecimiento en su vida, medicamentos o sustancias que reprodujeran alguna parte de la experiencia? Sí, una vez bajo hipnosis.

¿Las preguntas planteadas y la información que acaba usted de proporcionar describen exacta y exhaustivamente su experiencia? Sí.

Por favor, ofrezca cualquier sugerencia que tenga para mejorar este cuestionario. No, parece estar bien.

Me hice una biopsia de cuello uterino porque me había hecho antes una citología cervical que indicaba que era necesaria. Esto se hizo en una consulta de Obstetricia y Ginecología. Acababa de dar a luz a mis 2 niños. Estaba bien durante el procedimiento. Después me estaba preparando para vestirme. La enfermera estaba conmigo en la habitación. Empecé a sentirme mareada, y le dije que sentía que me iba a desmayar. Hizo que me tendiera, y me desmayé. Llamó al médico. Según él, cuando llegó allí no tenía pulso.

Durante el tiempo que estuve inconsciente, tuve la más gozosa experiencia de mi vida. La alegría y el éxtasis que sentía estaban más allá de toda descripción. Estuve con una presencia que parecía masculina. Me sentía plenamente viva. Me sentía cálida y muy querida. Estábamos en una situación afectuosa como una acogida a alguien muy querido que ha estado largo tiempo lejos y ha vuelto. La emoción era mucho más fuerte que nada que jamás haya experimentado antes o desde entonces. Cuando el médico me resucitó con reanimación cardiopulmonar, sentí como si me hubieran arrojado a muy alta velocidad por el espacio y luego chocara con una sólida pared. Cuando desperté estaba asustada, y no sabía dónde estaba. Pensé que estaba siendo atacada, y traté de arañar la cara del doctor que estaba pegada a la mía. El resto del día me sentí desorientada. El médico me dijo que el cuello uterino es muy sensible y puede desencadenar la respuesta del nervio vago que yo había tenido.

Tuve otra experiencia 10 años más tarde tras haber haberme operado del tiroides. Al día siguiente me estaba asfixiando mortalmente pues el nervio de mis cuerdas vocales había sido tocado durante la cirugía, y las cuerdas vocales estaban paralizadas y había una inflamación que bloqueaba mi vía respiratoria. Estaba flotando y miré atrás hacia mí misma en la cama con el médico allí trabajando sobre mí. Pensé para mí misma: “Estoy muriendo, esto no puede suceder. Me siento tan en paz. Sin embargo no puedo ir, tengo un niño pequeño”. Entonces me anestesiaron, por lo que no sentí nada más. Habían llamado a mi marido a casa para que viniera pues yo estaba muriendo y sentían que no había nada que pudiesen hacer.

Esto tuvo un efecto muy positivo en mi vida y espiritualidad. También tuve una experiencia cuando tenía 3 años y tuve una amigdalotomía. Puedo recordar claramente observar realizarse la cirugía mientras yo estaba arriba en el techo. Esto fue realmente extraño para mí tras recuperarme de ello. Lo recuerdo bien, y he hablado de ello toda mi vida. Siempre he sido muy intuitiva y un poco médium. Soy sensible a todos los entornos y cosas vivas. “Sé” cuándo van a ocurrir las cosas . En la noche del 10 de septiembre, yo estaba en la región boliviana del Amazonas con mi familia en un viaje en barco. Estábamos sentados alrededor de una hoguera con el capitán de la casa flotante en la que estábamos. Yo no había tomado alcohol ni drogas, cosa que nunca hago, por lo que mi mente estaba clara. Estábamos disfrutando de la paz, estando todos solos en la jungla sin nadie alrededor en kilómetros. Súbitamente, vi luces explosivas en mi cabeza, y sentí una fuerte sensación de miedo. Una voz entró en mi mente y dijo: “No os preocupéis, aquí estáis todos a salvo”. Cuando estuvimos de vuelta en el barco, le hablé de ello a mi marido. Puedo pararme junto a una persona y decir qué profesión tiene. Tengo problema con las multitudes debido a toda la energía que  me afecta ahora. Tiendo a buscar la naturaleza.

Soy una persona normal. Tengo 4 hijos. Me gradué en higiene dental y en periodismo en la universidad. Justo ahora, he vuelto a la escuela, para especializarme en psicología, porque quiero obtener un diploma de consejería para asesorar en la desgracia y en la muerte. Mi experiencia cercana a la muerte realmente ha afectado a mi vida. No le temo a la muerte, y sé que realmente hay vida tras la muerte, y que es hermosa.

¿Alguna medicación asociada o sustancias que pudieran afectar la experiencia? No.

¿Fue la experiencia difícil de expresar con palabras? No.

¿Cuál era su nivel de conciencia y de vigilancia durante la experiencia? Sentía como si estuviese viva y perfectamente consciente.

      ¿Era la experiencia de algún modo parecida a un sueño? No.

¿Experimentó una separación entre su conciencia y su cuerpo? Sí, lo hice durante la última experiencia que tuve tras la cirugía tiroidea.

¿Se encontró usted o vio a algún otro ser o seres? Sí. Yo estaba con alguien, sentía una fuerte presencia amante que parecía masculina. Estaba con alguien que conocía.

¿Cómo resultado de su experiencia, ha recibido usted dones psíquicos, paranormales u otros dones especiales que no tuviera antes de la misma? Sí. Me he vuelto un poco más médium.

¿Tuvo usted tras su experiencia algún cambio de actitudes o creencias? Sí. Ya no le temo más a la muerte. Siento más empatía por todas las cosas vivas.

¿Ha afectado la experiencia a sus relaciones?  ¿Vida diaria?  ¿Prácticas religiosas etc.?  ¿Opciones de carrera? No hablo demasiado acerca de mis experiencias. Mi marido tiende a creerme cuando le advierto sobre algo o alguien, pues habitualmente acierto. Tuve otro encuentro espiritual con la misma presencia bajo hipnosis, y se me dio cierta sabiduría sobre la tierra. En ese momento sentí la misma sensación amorosa.

¿Ha cambiado su vida expresamente como consecuencia de su experiencia? Sí.

¿Ha compartido usted esta experiencia con otros? Sí. La gente piensa simplemente que es interesante, pero siento que no la creen realmente. Mis hijos han sido un poco influidos por ella. No temen tanto a la muerte como la mayoría de los niños.

¿Qué emociones experimentó usted después de su experiencia? Sentí cierto pesar de tener que dejar ese sentimiento de alegría y amor, pero de alguna manera ha permanecido conmigo los 13 años que han pasado desde entonces.

¿Cuál fue la mejor y la peor parte de su experiencia? Antes y después.

¿Hay algo más que desee añadir acerca de la experiencia? No.

¿Tras su experiencia, tuvo usted algún otro acontecimiento en su vida, medicamentos o sustancias que reprodujeran alguna parte de la experiencia? Sí, una vez bajo hipnosis.

¿Las preguntas planteadas y la información que acaba usted de proporcionar describen exacta y exhaustivamente su experiencia? Sí.

Por favor, ofrezca cualquier sugerencia que tenga para mejorar este cuestionario. No, parece estar bien.

Author: Arcannum

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *